All rights reserved 2011 - 2014
SU APARICIÓN DESDE LA COLONIA:

La imagen de la Virgen del Socavón, fue pintada el siglo XVI, concebida el año 1500
aproximadamente. Don Josermo Murillo afirma que los colonizadores entronizaron a la
Virgen de la Candelaria entre 1540 y 1550. Al fundarse Oruro en 1606 se efectuó su
coronación oficial, lo cual fue comprobado por religiosos Agustinos entre 1570 y 1600, que
se efectuaba el culto a la virgen del socavón por conquistadores españoles que
celebraban cada 2 de febrero, honores a la Virgen de la Candelaria.

Fue revelada oficialmente ante el conocimiento de todo el público en 1789. Sin embargo,
mucho antes de esa fecha, los habitantes de la otrora Villa de San Felipe de Austria,
tomaron conocimiento de su existencia, sin el culto frenético de nuestros días.

Don Eduardo Ocampo Moscoso narra que el carnaval de Oruro expresa el sentido
religioso proveniente de una raíz religiosa Andina y católica, fruto de la llegada de los
españoles a América. En 1987 se inicio el proceso de ampliación y remodelación del
Templo del Socavón, el cual fue inaugurado en 1991.

Al año siguiente 1992, se descubrió la imagen restaurada por expertos de la Virgen
Morena del Socavón patrona de los mineros y venerada por millares de folkloristas en el
Carnaval de Oruro. En el subsuelo del santuario se encuentran el Museo Costumbrista y
Mineralógico, como muestra de la simbiosis pagano-religiosa.
Leyendas Andinas
VERSIÓN CRIOLLA DE LA APARICIÓN DE LA VIRGEN DE LA CANDELARIA (Virgen del Socavón):

Así refiere la leyenda

La característica pagano religiosa del Carnaval de Oruro tiene su data en la época de la colonia. Así, se refiere una leyenda, que en un
socavón abandonado de la mina "Pie de Gallo" vivía un ladrón apodado el "Chiru - Chiru", quien en una de sus correrías nocturnas fue
herido mortalmente por un obrero que lo sorprendió tratando de robarle el bien de valor que poseía como tesoro: en ese trance, fue
conducido hasta su cueva por una caritativa y virginal mujer del pueblo.

Al día siguiente, fue enorme la sorpresa de los mineros de la zona que al hallar el cadáver, se encontraron con una bella imagen de la
Virgen de La Candelaria custodiando la cabecera del pobre ladrón. Algunos días después los mineros acordaron nominar, a la mina "Pie de
Gallo" en lo sucesivo "Socavón de la Virgen".

Todos los años se celebraría con gran pompa la fiesta de la Virgen de La Candelaria, cuyo aniversario es el 2 de febrero, pero debido a que
en esa época los mineros solo podían disponer de tres días de libertad con motivo del carnaval, acordaron hacer coincidir dicha celebración
con el sábado de carnaval.

Para honrar debidamente a la excelsa Patrona de los mineros, todos estos se disfrazarían de diablos para dar mayor realce y colorido a la
fiesta y conservar al mismo tiempo la tradición del "Tío de la Mina", sin que faltara Satanás y el Arcángel San Miguel para representar
melodramáticamente la lucha del bien contra el mal.

Finalmente, estos acuerdos serían puestos en conocimiento de todos los mineros de la jurisdicción, debiendo con la anticipación
necesaria, componerse canciones, relatos y oraciones especiales para honrar a la milagrosa Virgen.

LEYENDA DE LA MITOLOGÍA ANDINA DE LOS URUS:

La leyenda misma de donde arranca el carnaval de Oruro sobre todo en su esencia filosófica, nos retrata la configuración de tres ídolos aún
vigentes en la realidad costumbrista del pueblo y cuya secuencia se presenta cuando "Wari",el Dios del mal , dominador de los Andes
decidió castigar a los URUS, habitantes de esta región Cordillerana por que se habían arrepentido de sus pecados, que él les entrego
como norma de vida y trataban de volver por los caminos del bien."

"Wari" Semi Dios de la mitología andina, en su afán de castigar a los URUS por tornar sus vidas hacia el bien, les envió entonces
desencadenando su furia ante el pueblo de los Urus, una gigantesca serpiente que se asomaba por el Sud de la población para exterminar
a sus arrepentidos moradores; además de enviar por el Norte a un Sapo gigantesco, por el Este una verdadera plaga de hormigas
hambrientas y un monstruoso Lagarto, con el fin de exterminar a los pobladores de la región. En ese instante atendiendo el clamor de los
Urus, hizo su aparición una bella Ñusta, quien en lucha denodada derrotó al temible Wari.

Dice la leyenda: derrotado que fue Wari, sucumbió buscando morada en lo más profundo de la tierra; en tanto el Sapo, la Serpiente y el
Lagarto fueron convertidos en piedra y las Hormigas en Arena.

La Bella Ñusta, que según los Historiadores era la Virgen del Socavón, quedo plasmada en una hermosa imagen que pervive hasta el
presente para proteger a los mineros que podían ser víctimas de la maldad y astucia de Wari , que hoy vencido y humillado cuida las
riquezas naturales en las entrañas de la tierra.

En Principio, la presencia de Wari en los socavones mineros despertó temor y desconfianza, pero no tardaron los mineros en identificarlo,
por sus actos y conducta, en actitud sumisa y de zozobra lo incorporaron en su círculo llamándole "tío”. De esta manera el minero aseguró la
complacencia de la divinidad, tocándole sus fibras intimas de orgullo ancestral, logrando por lo mismo, beneficio, recompensa en la entrega
permanente de riquezas del subsuelo de las que es absoluto dueño y señor.

IMPORTANTE: Recordemos que en los pueblos del territorio boliviano, los españoles han sido los segundos opresores después de los
Incas. Los dioses urus sobrevivieron a los embates de Aymaras, Quechuas y Españoles, que  se ven reflejados en nuestro carnaval de
Oruro.

Es así que primero fueron los incas quienes  cambiaron el nombre de esta doncella que salvo al pueblo de los urus  llamándola ÑUSTA
para convertir a estos a su religión ( la cual desapareció misteriosamente después de salvar a este pueblo de la furia de Wari),
posteriormente fueron los españoles los que usaron la misma leyenda para convertirlos también a su religión y muestran a la virgen como
la bella ñusta que los salvo ( la misteriosa doncella salvadora de este pueblo volvía aparecer con la llegada de los españoles).

FUENTE: PARA CONOCER LA HISTORIA COMPLETA DE ESTA LEYENDA CONSULTA EL LIBRO DE CARNAVAL DE ORURO BOLIVIA
AUTOR: AUGUSTO BELTRÁN HEREDIA
LEYENDA DEL NINA-NINA

La crónica anterior referente al Chiru Chiru, tiene una homología con
otra leyenda, que si bien posee modificaciones en la forma misma
del contenido, no cambia sustancialmente en el fondo de esta, ya que
es el mismo Anselmo Belarmino el principal protagonista y la cual
describimos a continuación:

Cuenta la leyenda que en el año de 1789 cuando la minería se
encontraba en su auge, Oruro se proyectaba como una ciudad
promisoria, futurista y ambiciosa de prosperidad y por esos tiempos
acechaba en la ciudad un ladronzuelo de triste figura pero con una
picardía por demás encendida y por esos rasgos apodándole EL
NINA.

Este bribonzuelo tenía la costumbre de robar en las noches las casas
de los acaudalados con tanta facilidad, que la policía nunca podía
atraparlo, ni probarle delito alguno. Sin embargo, el fruto de sus
fechorías repartía entre las personas menesterosas.

Las autoridades en algún momento de su desesperación, por
encontrarlo habían ofrecido jugosas recompensas por su captura,
pero esta se hacía incomprensible que cuando ya lo tenían atrapado,
este desaparecía del lugar.
Los favorecidos por este ladrón comentaban en voz baja que el Nina Nina, no podía ser capturado por que tenía una protección divina de la
Virgen María de la cual era devoto.

Como todo ser humano atrapado por la ambición cometió el pecado de entrar una tarde a robar a la casa de una familia necesitada,
perdiendo en ese momento la gracia protectora, pues no contó con la presencia de los dueños de casa, que al sorprenderlo le hirieron con
un puñal y dándole por muerto lo dejaron en la calle.

Anselmo Belarmino arrepentido de su felonía invocó a su protectora a darle auxilio, la Virgen compadecida del dolor de su hijo lo llevó hasta
su guarida que se encontraba muy cerca del socavón de la mina y le asistió en su agonía.

Los pobladores del lugar, extrañados por la ausencia del Nina Nina por varios días, procedieron a buscarlo y cuando lo encontraron grande
fue su sorpresa ya que descubrieron su cuerpo sin vida a los pies de un retrato pintado de la Virgen de la Candelaria a la que él había
ofrecido su devoción.

A partir de ese día y por la cercanía a la bocamina del yacimiento de plata los lugareños la llamaron la Virgen del Socavón.

(Extraído del folleto de "La Diablada Fraternidad Artística y Cultural").